¿Qué es el oro blanco?

Entre los tipos de oro más solicitados por los amantes de la joyería se encuentra el oro blanco, aunque la mayoría no sabe qué es ni cómo se fabrica. Si eres de ese grupo y quieres saber qué es el oro blanco, en este artículo te responderemos a esa pregunta junto con algunos consejos para cuidar de estas joyas tan especiales.

¿Qué es el oro blanco y cómo se fabrica?

El oro blanco es una aleación de oro con diferentes metales, entre los que se encuentran el paladio, níquel, manganeso y la plata. En ocasiones, puede contener una cubierta de rodio, brindando así un acabado de espejo que le da un brillo apagado al metal.

Dependiendo de la proporción de los metales, puede variar sus propiedades y métodos de fabricación de las joyas. En el caso de los anillos, éstos poseen aleaciones de níquel, haciéndola una joya bien resistente. Y si necesitas engarzar el oro blanco con una piedra preciosa, lo aconsejable es la aleación del paladio, dado que es un material maleable y blando.

Pero, si necesitas un accesorio más resistente y con mayor peso, lo mejor es añadirle otros metales como el platino, cobre y plata. Sin embargo, esto solo puede ser llevado a cabo mediante las habilidades de un orfebre especializado en este tipo de materiales.

Por lo general, muchas personas creen que el oro blanco es el rodio que recubre la joya. Sin embargo, al decir “blanco”, nos referimos a una gama de tonalidades que poseen las diferentes mezclas de metales con oro para obtener el tono amarillento, el amarronado y hasta el rosado. De por sí, solo el oro es muy blando, por lo que precisa de aleaciones para obtener mayor resistencia y durabilidad.

que-es-mejor-oro-blanco-o-platino

¿Cuántos quilates pesa el oro blanco?

Las aleaciones de joyas de oro, por lo general, se comercializan en 18 quilates que consiste en 75% de oro puro, 16% de paladio y 9% de plata pura. Hay veces en que cotizamos el oro blanco en 14 quilates, reduciendo la cantidad de oro puro que posee la joya al 59% de su aleación total.

A diferencia de otras piezas hechas con oro, las joyas de oro blanco siguen una misma medida. La diferencia está marcada por el segundo metal de la aleación, el cual es el responsable de aportarle su color característico y ofrecerle otros beneficios al material. A su vez, esto puede influir en la cotización, por lo cual, este tipo de joyerías es muy preciada en el mercado.

¿Qué es más caro? ¿El oro blanco o el platino?

Tanto las joyas de oro blanco como las de platino son muy similares a primera vista. Y esto se debe a que el rodio del oro blanco es de la familia de los platinos, el cual otorga a las joyas ese brillo característico que se asemeja al metal.

Sin embargo, el precio del platino no es el doble que el del oro sino un poco más bajo, ya que contiene una densidad del 60% de oro, lo que contribuye a aumentar su peso. A su vez, el platino es menos maleable, por lo cual resulta difícil de trabajar sobre el material.

Por ese motivo, las joyas de oro blanco son una alternativa más económica para los amantes de las joyas, quienes buscan lucir algún accesorio en fiestas de gala sin gastar demasiado dinero en su compra y ahorrando hasta un tercio de lo que gastarían por adquirir una joya de platino.

que-es-mas-caro-el-oro-blanco-o-el-platino

Consejos para mantener tus joyas de oro blanco en buen estado

Ahora que sabes lo que es el oro blanco, te daremos algunos consejos para que puedas mantener tus joyas hechas con esa aleación en buen estado, ya sea para heredarlos a tus descendientes o, incluso, venderlos para recuperar lo invertido en su compra.

Una de ellas es evitar su oxidación. La ventaja de recubrir la joya con rodio es que protege la aleación de diversos factores externos. Sin embargo, la capa es muy delgada y puede ser destruida por rayones o caídas. En caso de que detectes cualquier indicio de oxidación, lo mejor es ir a una joyería especializada para aplicar una nueva capa de protección.

Si no eres de usar joyas con tanta frecuencia, puedes almacenarlo en un sitio seguro para evitar que el rodio se raye. Igualmente, te recomendamos revisarla por si se ha desgastado con el tiempo.

En caso de querer lavarlas para que recupere su brillo original, te citaremos algunos consejos para que la limpieza del oro blanco evite el desgaste del rodio y la posterior oxidación del metal:

  1. Sumerge tus joyas de oro blanco en agua tibia y añádele unas gotas de jabón líquido o quita grasa. Espera 10 minutos para sacar las piezas y esparcirla con bicarbonato de sodio. Después de eso, frota la superficie cuidadosamente con un cepillo de cerda suave, enjuágalo y déjalo secar por completo.
  2. En caso de que tus joyas de oro blanco contengan un gran grosor (como los anillos de boda), puedes mezclar jugo de limón con bicarbonato de sodio para preparar una pasta, la cual lo añadirás a la joya previamente remojada en agua. Seguido de eso, lo enjuagas y lo dejas secar.
  3. Si tus joyas poseen una superficie bien pulida y sin filigranas, prueba con aplicar tu pasta dental en crema sobre la superficie y cepillarlo suavemente. Enjuaga y sécalo con un trapo limpio.

Esperamos que esta información te haya sido útil para saber lo que es el oro blanco, cómo calcular su quilate y qué hacer para mantenerla en buen estado. Si quieres vender tus joyas al mejor precio, contáctanos y te ofreceremos más información. 

Deja un comentario

WhatsApp chat